Junio: variabilidad y asentamiento

Ya estamos a 29.

Mañana es la última función del mes.

Es hermoso esto, de perdurar en un lugar y proyectar. Permite redoblar apuestas y repensar estrategias de llegadas al público.

Es increible cómo ha crecido la obra durante este mes. Los chicos terminaron de hacer alquimia con sus personajes y función a función le encuentran nuevos matices y momentos muy ricos, que hacen que la puesta en escena cobre una dimensión profundísima en muchos de sus aspectos… En la última función se me acerca un espectador, Eduardo, y me dice “Este tipo de teatro no se ve de acá. Parece de Buenos Aires.” y luego me cuenta lo sorprendido que está por cómo los chicos sostienen textos que para otros parecerían insostenibles.

Creo que esa opinión encierra bastante lo que ha ido sumando la obra durante este mes: chocando, impactando, pero al mismo tiempo atrapando desde un lugar muy propio. “Es una obra muy, muy buena -comentó otro espectador, Federico- una experiencia un poco traumática, pero experiencia al fin”

Creo que podríamos en este punto plantear si el asentamiento de la obra se habría dado fuera de funciones con un esquema de ensayos más robusto. En lo personal creo que, a menos que dicho robustecimiento se de ensayando en el lugar en el que se hará la función -o que la obra tenga un esquema espacial tan inmutable que la diversidad de espacios teatrales no le altere en nada- dicho asentamiento resulta lisa y llanamente imposible… Tal vez en la costumbre trashumante perdamos más de lo que creemos entonces.

Ya en lo referido al público, el mismo ha variado de función a función. Si mayo fue el mes de las agotadas y las disculpas, junio es el mes de las variaciones insospechadas (pensás que vendrán pocos y vienen muchos; pensás que vendrán muchos y vienen pocos) y de cambios repentinos de planes de los espectadores allegados.

Podemos hacer acá también un montón de disgresiones. Que si Santa Fe es esto o aquello; que si la temperatura ayuda o no; que si la crisis es o no es; que si hay mucha cartelera; etc, etc, etc.

Todo lo que digo, es que todavía es muy temprano para sacar conclusiones.

Mientras, lleguemos al teatro siempre con una sonrisa: “Es un día ideal para ir a ver una obra de teatro”

Anuncios